Analizan en la Cámara auditoría de la Oficina del Contralor que reflejó irregularidades en el DRNA


Por Cybernews


La Comisión Conjunta sobre Informes Especiales del Contralor interrogó este jueves al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) en relación con un informe de auditoría de la Oficina del Contralor (OCPR) publicado el pasado abril que halló siete irregularidades en la Oficina de Informática de la agencia.


Portavoces de la agencia comparecieron en representación del secretario Rafael Machargo a la primera vista pública de la comisión conjunta, presidida por el representante Ramón Luis Cruz Burgos y el líder senatorial José Luis Dalmau Santiago.


Las situaciones encontradas en el DRNA corresponden al periodo auditado del 21 de febrero de 2017 al 31 de mayo de 2018. El hallazgo principal señala que Recursos Naturales invirtió fondos públicos en la implementación de sistemas para automatizar los procesos de facturación de la extracción y el uso de agua, así como de multas administrativas que no se utilizaron.


Según el informe, la agencia inició ambos proyectos entre julio de 2007 y septiembre de 2012 con el objetivo de proveer a las divisiones de Franquicia de Agua y Facturación y Cobro, al igual que al Cuerpo de Vigilantes, las herramientas para implementar sistemas computarizados.


Sin embargo, el DRNA no logró obtener el beneficio esperado de $262,951 invertidos en ambos proyectos debido a que los sistemas adquiridos no se utilizaban. Además, luego de transcurrido 10 años desde el inicio del primer proyecto, el Departamento aún no cuenta con un sistema computarizado para la facturación del consumo de agua y el manejo de las multas administrativas.


La gerencia de la Oficina de Informática atribuyó la situación a diversas fallas en el sistema computarizado, como incompatibilidad con la infraestructura del DRNA debido a que hubo un cambio en los sistemas de información. Cuando en febrero de 2016 una compañía contratada por más de $170,000 instaló y completó la configuración del sistema llamado SARA, el DRNA posteriormente detectó mediante pruebas de calidad que no se implementó la versión final.


Aunque la agencia intentó corregir la situación, la compañía contratada informó que el tiempo de garantía había expirado y requería un contrato nuevo, pues el contrato inicial – que se pagó en su totalidad – tenía vigencia del 19 de septiembre de 2012 al 30 de junio de 2014.


“El propósito de esta comisión es señalar lo que está mal hecho, que aquí, obviamente, está bien mal hecho. Que desde 2017 concluyéramos que necesitábamos algo, que hoy en el 2021 concluimos que todavía necesitamos, y que en el camino botáramos un dinero y no lo lográramos. Eso está bien mal y eso no puede pasar”, manifestó Cruz Burgos.


Otros hallazgos de la auditoría reflejaron la falta de un informe de análisis de riesgos de los sistemas de información computarizados; falta de un plan de continuidad de negocios y deficiencias relacionadas con el plan de contingencias; al igual que fallas con la política de contraseñas y la administración de las cuentas de acceso.


De igual forma, la auditoría reveló la falta de un inventario de la propiedad actualizado y de un registro de programas instalados en las computadoras del Departamento. Al 19 de junio de 2017, el DRNA no contaba con un inventario actualizado que incluyera los equipos computarizados y la Oficina de Informática no mantenía un registro de los programas adquiridos e instalados en cada computadora.


Durante la vista trascendió que el DRNA realizó una compra de ocho tabletas como parte del proyecto del sistema SARA para que el Cuerpo de Vigilantes pudiera realizar facturaciones remotas, pero el equipo no ha sido localizado.


El director interino de la Oficina de Informática, William Mercado, y el gerente de Infraestructura, José Meléndez, entregarán a la comisión el próximo lunes toda la información de inventario recopilada luego de la auditoría.