Search
  • The San Juan Daily Star

Departamento de Justicia e Instituto de Ciencias Forenses descartan suicidio del joven Santos Rivera


Por Cybernews


SAN JUAN – Una investigación realizada por la Fiscalía de Bayamón del Departamento de Justicia (DJ) y el resultado de la autopsia y análisis periciales del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) concluyó que el joven Luis Gabriel Santos Rivera, de 22 años, falleció de manera accidental el 17 de julio en la residencia de su novia en Toa Alta, informó el miércoles, la directora del ICF, María Conte Miller.


“Este caso se concluyó como una muerte accidental. La evidencia apunta a que fue un disparo con un arma de fuego auto infligido no intencional. Luis Gabriel tenía un tiro de contacto. Mediante el análisis serológico se corroboró que el de ADN del joven está presente en el arma de fuego. Se descartó el suicidio u homicidio en este caso”, informó en conferencia de prensa Conte Miller, quien explicó la conclusión del caso junto a la jefa de los fiscales, Jessika Correa González.


“El análisis forense de este caso fue minucioso y complejo que involucró, análisis de patrones de sangre, fotos de escena, ADN y la evaluación de piezas de evidencia como aparatos electrónicos del joven y la transcripción de la llamada de emergencia al 9-1-1”, argumentó Conte Miller.


Correa González explicó que tras examinar toda la prueba recopilada, la fiscal Naydik Ramos Montesinos, quien lideró la investigación por parte del Ministerio Público, presentó el informe final del caso, en el que concluyó que no existen elementos de delito, toda vez que Santos Rivera “murió de una herida en la cabeza que se auto infligió al jugar con el arma de fuego” Springfield, calibre .45, ocupada en la escena, por lo que el Ministerio Público se dispone al cierre y archivo del caso. Surge de la investigación que el joven confundió el arma que le causó la muerte con una que se utiliza para practicar Airsoft, un juego basado en la simulación de combates militares.


“Como parte de la amplia investigación realizada por el Ministerio Público en colaboración con el Negociado de la Policía de Puerto Rico y contando con la labor del Instituto de Ciencias Forenses, la fiscal Ramos Montesinos, entrevistó 16 testigos y examinó sobre 25 piezas de evidencia; incluyendo grabaciones audiovisuales, extracciones de teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos, una llamada al Sistema de Emergencias 9-1-1, el informe de la autopsia y hasta un estudio sobre el perfil del joven”, explicó la jefa de los fiscales del Departamento de Justicia.


“Esta determinación está basada en la totalidad de la prueba que recopilamos junto al agente de la Policía, Jesús Alicea Ortiz. No obstante, quiero resaltar que el resultado de la autopsia fue transcendental; igualmente la llamada realizada al 9-1-1 por parte de Alondra Ramos Torres, novia de Luis Gabriel”, afirmó Ramos Montesinos.


Mencionó que durante la grabación de la llamada al Sistema de Emergencias 9-1-1, se escucha a Ramos Torres decir: “Se lo dije, se lo dije, que no la tocara, que era de verdad”.


De otra parte, la fiscal Ramos Montesinos explicó por qué no procede la radicación de cargos contra la madre de la novia del joven y dueña del arma, la licenciada Maritza Torres Román.


“La Ley de Armas exige probar intención criminal por parte del propietario del arma, eso no surge de la investigación en este caso. Si Luis Gabriel hubiera sido menor de edad, entonces se hubiera podido imputar negligencia. De acuerdo con la legislación vigente, no podemos concluir que la señora Torres Román cometió un delito”, aseguró la fiscal Ramos Montesinos.


Conforme a la investigación de la Fiscalía, antes de que Luis Gabriel y su novia llegaran a la residencia, Torres Román escuchó un ruido, por lo cual bajó del segundo al primer nivel con un arma de fuego para la cual posee autorización. Al no ver nada, ocultó el arma en la cocina y regresó a su cuarto. El arma se encontraba dentro de una caja, entre un microondas y una pared.


No obstante, recomendó que se complete una investigación administrativa conducida por el personal adscrito al Negociado de Licencia de Armas, Investigaciones, Inspección de Armerías de la Policía de Puerto Rico.


18 views0 comments